jueves, 18 de noviembre de 2010

Unos días por Madrid.


Buenas de nuevo a todos ^^



Ante todo, y en primer lugar, muchas gracias a mis tíos por acogerme, nuevamente, en su casa. Lofiu.
En segundo lugar, me ha encantado reencontrarme con los umbrianos que conocí allá por agosto, y los nuevos a los que he conocido, me habéis prendado : D
En tercer lugar, me he quedado con ganas de ver a muchíiiiiiiiiiiiiiiiiiiisima gente, pero mucha mucha, por lo que desde aquí os mando un besazo enorme a todos, y espero que podamos vernos en algún momento antes de que me vaya definitivamente a Edimburgo, así que ya sabéis, venid de visita a granada entre el 12 de diciembre y mediados-finales de enero, que estaré por ahí! Wiiii!

Bueno, el viaje comienza con una crítica, en un bus petado hasta las orejas, y sin televisión, baño, música…era, literalmente un autobús escolar…mucho ha  bajado Alsa la calidad de sus viajes por lo que se ve…aunque el precio lo mantiene, si es que no lo ha subido un par de euros más…algo no me cuadra.

Llegué a Madrid y pasé la noche en casa, recogidita del frío, que era bastante por aquellos lares. Estuve con mi tío buscando dónde estaban los dos ministerios que tenía que visitar para hacer los papeles y me hice una ruta burocrática por el centro de Madrid. Eso fue el martes por la noche.

El miércoles me enfundé ropita abrigada y con el Hobbit en inglés debajo del sobaco, y dos carpetas llenas de papeles, emprendí mi camino a Moncloa, donde me dejó mi tío, que luego se fue a currar.
Agarré el metro y busqué lo más importante, alguien de seguridad al que ponerle ojitos, acentillo granadino y pedirle un mapa de metro. Tras pelearme con los colorines de las líneas, me monté en uno y hale, ¡A Atocha!

Felizmente llego al Ministerio de Educación sobre las 8 de la mañana, y el de seguridad me dice que no abren hasta las 9, así que me voy de allí y comienzo a buscar puntos turísticos, donde sé que dan gratis mapas de Madrid capital (en un kiosko me pedían 3 euros por uno más pequeño). Abrían a las 10’30, así que me como los mocos (no literalmente, claro) y voy a por un café a una cafetería cercana, a hacer tiempo hasta que abran el ministerio.
A las 8’45 estaba allí pegada de nuevo, ya había gente esperando, así que me uno a la cola, y a las 9 nos reparten números, por orden de llegada y por trámite a realizar.
Si vais a hacer papeles, os recomiendo que lleguéis allí temprano, porque yo era la número 3 y por no se qué razón, esperé casi 3 horas en la cola…menos mal que había sillas y tenía un libro, que si no me da algo.

Una vez hecho, calle huertas hacia arriba y al Ministerio de Justicia.
La calle Huertas me gustó especialmente. Estaba en parte asfaltada, en parte adoquinada y en otra parte enlosetada, y donde había loseta, podías encontrar frases célebres de la literatura española. Saqué mi cámara, con algo de recelo, y cual turista asiática, empecé a tirar fotos como loca.
Una vez en el ministerio, tardé unos 15 minutos en tenerlo todo hecho y listo.

Como ya eran más de las 1’30, emprendí La Búsqueda Del Mapa. Tras dar vueltas por callejuelillas, terminar en Puerta del Sol, llorarle a unos policías, comprar botones en Pontejos (XD)y dar más vueltas, llegué a la Plaza Mayor, y pillé el dichoso mapa en el punto de información turística de allí.
De nuevo a Sol y metro que te quiero metro, hasta la parada de Begoña, que está en el quinto infierno a la derecha, en busca del Consulado.

Viaje en balde, porque resulta que el consulado es para los Reinounidenses que viven en España…Bueno, en Balde del todo no, porque babeé de lo lindo con esos pedazo de edificios…qué cosa más enorme y más preciosísima. De nuevo vena japo y a sacar fotos XD

 Tarde de tranquis, más o menos, en casa.

El jueves por la mañana ya estaba montada, tempranito, en el metro ligero, camino a Avenida América. Llegué sobre las 10, a encontrarme a las 11 con Elid, Narin y Scherezade (de nuevo a hacer tiempo sorbiendo café). Elid me presenta, porque no conocía a ninguna de las dos, y a tomar café (and again and again…). (Vane, recuerdas al rubio del abrigo negro?? : D___)
Hablamos de mil cosas, jojojo, y luego nos fuimos de nuevo a la estación de metro, a esperar a Ozzy, que venía para almorzar con nosotras ^^

¿No había por ahí una foto en la que salimos todos? oÔ
Una vez todos reunidos, nos encaminamos al Burriquin, y allí, pues nos ponemos a comer comidilla basura y a hablar y conocernos mejor todos. No tengo que decir que me lo pasé de lujo. Es lo que tienen las buenas compañías, que una está cómoda y se divierte a lo grande ^^
Tras muchas risas, mucho hablar de rol, varias fotos, Rin se nos marcha.
Al poco pagamos todo y salimos fuera, a esperar a Julia. Ozzy nos abandona (maldito trabajo acaparador! :P) y al poco viene Julia. Como me apetecía un McFlurry (¿se escribe así?) tiramos al McDonals.

Resultó gracioso, porque se les olvidó ponerle caramelo, y cuando me acerqué a la barra con cara de gato de Shrek, les dije que no tenía caramelo, les tuve que dar tanta pena que abrieron el cacharro y me echaron tras cucharadas de caramelo….que omg…Solo decir que había más caramelo que helado XDXD
Más rol, corsés, y otro buen rato hablando mucho y riéndonos más. Aquí Elid aprendió lo que significa Sire, y lo divertido (o no) que puede ser tener uno :P

Tras el día y tarde que habíamos echado de nuevo a casa.

El viernes me esperaba como un día de descanso, tras los otros tan frenéticos recorriendo Madrid en metro.
Por la mañana con mi tía, charlando y poniéndonos al día de todo. Por la tarde al veterinario, que una de sus perritas está algo pachucha (Ponte buena Salchi!). En el veterinario descubrí que algún día los gatos conquistarán el mundo. Dios mío, que de gatos, y que preciosísimos todos. Había uno negro sin cola que se pegó a mí para que lo rascase, y cuando me acercaba yo a otro gato para toquetearlo, venía el negro sin cola en cuestión y empezaba a repartir arañazos…vamos que era suya y no me compartía XDXD Y ya está XDXD

El sábado por la mañana de tranquis de nuevo.

Por la tarde, agarramos el coche, y a Madrid. Habíamos quedado Elid, su novio (Rafi), Narin, Ozzy, Morapio y Horus. Nos encontramos unos en la estación de metro de Av América, y otros en el restaurante, Yamate, y pasamos dentro. Resulta que habíamos podido pedir un reservado, así que nos metimos en una salita, donde había que estar sin zapatos porque tenía suelo de tatami.

Cable estuvo aquí


Era una monería, con las paredes típicas de Shoji, su mesa baja, cojines… preciosísismo.







Cuando llegamos todos montamos una flota naval en la mesa, con tanto barco de Sushi, y pedimos bastantes cositas para picotear e ir comiendo.














 Al final postres, y para ponerle el broche, un Sí, Señor Oscuro, lleno de goblins parafílicos, traiciones, Miradas Oscuras, y sobre todo, buenas escusas. Al final el Señor oscuro (horus en este caso) frió a uno de sus goblins (Narin) y se acabó todo entre risas.
Tras eso nos despedimos la mayoría, entre abrazos y promesas de volver a vernos en Edimburgo (siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!!!!!!!!!!!!), y Ozzy, Morapio y Horus nos fuimos a tomar la última a un barecito de por ahí, que, pese al recelo que nos daba antes de entrar, resultó ser un garito con buena música y todo :D

Luego Ozzy me llevó amablemente a la casa de mis tíos, y tras ¿hora y media?¿dos horas? Dando vueltas como locos, conseguimos llegar a donde me acogían. Nos despedimos también, nos volvimos a decir que nos veríamos por las tierras de William Walace, y hale, a mirmir (Yo al menos, él supongo que tuvo que esperar un poco más >__<U Lo sientoooo!!! :*****)

El domingo fuimos a visitar a mis tíos abuelos por la mañana, y por la tarde fuimos a la estación. Resulta que iban los buses hasta arriba, y aunque les lloramos y todo, no hubo manera de que me pudiese ir a las 7’30, así que a esperar hasta las 9’30 para montarme, de nuevo, en otro bus escolar (Realmente me toca las naricillas, eh?). Por suerte iba el bus medio vacío, así que cogí mi asiento y el de al lado y me improvisé una cama estupendísima.

Llegué a Granada sobre las 2’30, y hale, a casita al fin.

3 comentarios:

  1. ¿Que tal el japo??? ¿Como estaba de precio??
    ¿Pediste mochi de postre????
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Pues el japo precioso, de precio...alto, pero teniendo en cuenta que era en madrid y el reservado...estaba bien ^^ (salimos por unos 20-25 euros cada uno) No, no pedimos mochi, pero nos invitaron a Sake : D
    Por cierto, te he sacado fotos de los platos ^^, cuando vengas a casa te las enseño

    ResponderEliminar
  3. Bonita lectura de las cosillas que anteceden a un viaje, pues yo como siempre desubicado en la foto ...

    Un abrazo Señorita y nos estaremos viendo.

    ResponderEliminar